Talleres

Protegido: El invierno

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Talleres

Protegido: ¿Te has sentido torpe alguna vez?

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Talleres

Protegido: De gatos y gallinas en tu vida…

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Talleres

Protegido: Estamos por comenzar el viaje: estas son las coordenadas

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Talleres

Protegido: Primer día y primeros ejercicios: preparando el corazón

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

FamiliaMaternidad

RITO DE PASO A LA MATERNIDAD

El rito de paso a la maternidad es la celebración del nacimiento de una madre. No importa que esté esperando a su primer hijo, el segundo o el cuarto. Cada embarazo trae consigo la gestación de una nueva madre. Nunca será la misma que fue. Ni mejor ni peor, simplemente diferente.

La celebración o rito puede ser más solemne o festivo, más íntimo o multitudinario… lo ideal es organizarlo en función de la personalidad o necesidad de la madre. ¿Cómo se va a sentir más cómoda ella?.

Normalmente son las mujeres cercanas a la embarazada quienes preparan el rito. Un círculo de mujeres que se une para arropar a la futura madre. Hacerse presentes, para que se sienta segura, con la certeza de que parirá, al igual que lo han hecho todas las mujeres desde el comienzo de los días.

¿Qué se suele hacer?. Lo importante es que la madre se conecte consigo misma, con su fuerza interior, sostenida por la red que la acoge. Música, flores, masajes, carta al bebé, meditación, danzar, pintar su tripa o hacerle un molde de recuerdo, regalarle algo especial para que le acompañe el día del parto… Cualquier elemento que haga sentir feliz, plena y poderosa a la mujer será bienvenido.

Se pueden compartir experiencias, confidencias, deseos… El broche final al rito lo pondría una comida. Sentarse a degustar una comida compartida y brindar por la vida que fluye.

Sin lugar a dudas, un rito fundamental, que toda embarazada debería disfrutar.

Feminidad

EL DOLOR DEL ALMA FEMENINA

“EL DOLOR DEL ALMA FEMENINA: LAS REGLAS DOLOROSAS”

Para muchas mujeres su vida está pautada y dirigida por los dolores menstruales. Por ejemplo: «Durante la regla no podía hacer más nada que quedarme acostada con una bolsa de agua caliente sobre el vientre» Josiane Mujer deseada, Mujer deseante de D.Flaumenbaum.

Las Reglas Dolorosas, el Sindrome Premenstrual y las Reglas Abundantes son expresiones de dificultades en nuestra feminidad. Las abuelas, las madres, tías y hermanas es muy probable que expresen el mismo sufrimiento que se transmite de una generación a otra. El malestar por las Reglas Dolorosas no se repite exactamente con los mismos síntomas ni intensidad de una generación a otra. Las mujeres de hoy reaccionan diferente, con nuevos hábitos y herramientas a sus antepasadas, sin embargo, aún hay mucho silencio alrededor de la sexualidad y traumas femeninos que están asociados a las Reglas Dolorosas.

Cabe preguntarnos: ¿Consideramos como enemigas a las Reglas Dolorosas ? Ellas llevan implícito un mensaje ¿Te has detenido a pensar, o analgésico con ellas?, ¿Es normal que un proceso natural sea doloroso?

Sangrar no implica una herida, es la prueba de la feminidad y de la ausencia de fecundación.
¿Qué te dicen si tus reglas son dolorosas? ¡¡¡Eso no es nada querida!!! ¡¡¡Siempre dolerá, es normal!!! ¡¡¡Ahora eres una mujer ten cuidado!!! Sería tan saludable comunicar a las niñas que todos los meses sangrarán a través del sexo, la sangre viene del útero… esa sangre es la que alimenta la vida. Citando a D. Flaumenbaum: «Cuando llegan las reglas las jóvenes deberían ser honradas y acompañadas sobriamente por su madre».

Un aspecto psicológico por trabajar si hay Reglas Dolorosas es la relación con la madre: puede ser que esta sea excesivamente pegada, madres demasiado agitadas o frágiles que no son capaces de brindar contención, afecto ni apoyo. Los traumas no verbalizados por mujeres de la familia, relacionados a la sexualidad, embarazos, abortos, separaciones, abandonos, etc. se expresan en Reglas Dolorosas.

FamiliaMaternidad

Ser el nuevo de la clase

“La escolaridad cuando acabas de llegar a otro país: ser el nuevo de la clase”

La experiencia de ser „el nuevo” nos remite a la sensación de ser diferente y a la necesidad de pertenencia. Para muchas personas esta experiencia les evoca la sensación de exclusión y la búsqueda de la aceptación (un tema que abordamos en profundidad en el taller online “De patito feo a cisnes”). Si te toca vivir esta experiencia como madre de un niño que recién empieza la escuela en un nuevo país, este post puede ser de utilidad.

Para los niños iniciar el colegio suele ser un estresor, aun más si es en otro país
¿A quién le gusta ser el nuevo de la clase? La respuesta suele ser “ a nadie”. Llegar a ser el nuevo, y además recién llegado a un país es un reto que puede resultar abrumador. Aquí van algunas recomendaciones para aquellos padres que decidan ayudar a sus hijos en ese difícil momento.
Los padres solemos vivir este momento con angustia, sobre todo cuando implica un cambio drástico por el idioma, o incluso por el nivel escolar que le asignen según su edad o pruebas de suficiencia.
Si la migración coincide con el inicio de una nueva etapa (inicio de preescolar, por ejemplo) tendremos como ventaja que todos los niños de la clase serán nuevos. Esto facilitará a la maestra planificar y crear un clima agradable para todos. Sin embargo, esto no siempre es posible, y muchos niños inician el colegio cuando el grupo ya tiene meses funcionando.
Resumo mis recomendaciones, basadas en mi experiencia como madre y como psicóloga, recordando sobre todo el año en el cual Victoria estaba recién llegada y comenzaba tres meses más tarde que el grupo.

 

1. Visita antes el colegio
Durante la visita conocerás las instalaciones, los horarios, los grupos y las personas de referencia en el lugar. Es un buen momento para preguntar: ¿Dónde son los descansos?, ¿Qué suelen hacer los niños?, ¿Cómo suelen ir vestidos?… Podrás saber hasta cómo irá vestido tu hijo, tendrás claro el material que debes llevar y estar mejor preparado tras estas primeras impresiones.

 

2. Familiarizate con el sistema escolar del nuevo país.
El sistema educativo de cada país es diferente y lo que se espera de los niños en cada etapa es muy distinto. En mi opinión muy personal evita la peligrosa práctica de la comparación de ambos sistemas buscando uno “mejor”. Es posible que te encuentres con claras ventajas (mejores instalaciones, materias más interesantes) o que extrañes algunas formas de tus país de origen que consideras indispensables y aquí no las encuentras.
Evita usar las comparaciones con tus hijos para animarlos a adaptarse: “este colegio es mejor”, “saldrás mejor preparado”, “Aquí los niños aprenden botánica en primer grado”. Estas afirmaciones no solo no lo ayudan a integrarse, sino que de manera muy solapada invalida una parte importante de si mismo. Puede hacerle sentir inferior, de entrada, frente a estos compañeros de un “mejor colegio”.
Por otro lado cuando el colegio que te encuentras te parece “peor” que los de tu país de origen, las expectativas de tu hijo sobre el grupo y sobre si mismo podrían disminuir. Aceptar las diferencias entre ambos sistemas y aprender a valorar las ventajas de cada país es parte del proceso de adaptación sana.

 

3. Investiga sobre las clases de nivelación escolar que existen para niños extranjeros
Antes de empezar las clases es bueno investigar sobre si existen las clases de nivelación escolar, especialmente para aquellos mayores de 7 años y que además requieren de especial apoyo con el idioma a nivel oral y escrito. Los niños preescolares en general no necesitan una nivelación académica si su desarrollo ha ocurrido con normalidad pero sí requieren de apoyo cuando deben aprender otro idioma.

 

4. Planifica el inicio
Si la fecha para comenzar el colegio no coincide con la fecha en la que comienzan los niños en el país, programa el inicio en una fecha apropiada para la familia. Solemos pensar que “cuanto antes mejor” pero esto no siempre aplica. Cuando llegué a Venezuela era diciembre, solo quedaban dos semanas de clase y luego vacaciones hasta enero. Decidimos esperar a enero, pues coincidía con un retorno de vacaciones, Victoria tendría ya unas cuantas semanas aclimatándose y como familia estábamos más seguros para comenzar. “Perder” unas semanas de clase estando recién llegados puede ser valioso para asegurar que la familia ya “aterrizó” y está preparada para afrontar este reto.

5. La maestra es fundamental para niños de preescolar
Si tus niños son preescolares piensa que la figura de la maestra será central, más incluso que la de los compañeros. Es importante que te tomes el tiempo de reunirte con ella previamente, explicarle aquellos datos relevantes (competencias escolares alcanzadas, gustos, etc) y a la vez plantearte con ella claramente las metas de la primera etapa. Cuando me ha tocado como mamá, justamente en esta etapa, nuestra meta como papás era la socialización adecuada y la adaptación en el lenguaje. En esta conversación la maestra logró relajarse muchísimo, pues no hubo ningún cuestionamiento acerca de sus metodos, ni críticas al programa, ni victimización de nuestra hija (nada de “pobrecita acaba de llegar”) sólo una petición de apoyo para transitar los primeros tiempos.

 

6. En edad escolar el grupo de clase cobra más importancia que los docente
Si tus niños están en edad escolar, en la medida en la que se hacen mayores el grupo cobra más importancia que la maestra. No podemos controlar cómo serán estos niños, pero sí podemos solicitar a la maestra apoyo para la integración.

 

7. Si tu hijo requiere de aprender otro idioma esta es la prioridad, por encima de la académica
En este sentido, muchos niños se sienten inseguros por no dominar el idioma o incluso avergonzados de su acento. Anímale a aprender el vocabulario local (para esto nada como la TV, la radio y la escuela) . Asegúrate de que la maestra está atenta para evitar situaciones en las cuales pueda estar en riesgo de acoso.

 

8. Si tus hijos entran a bachillerato (liceo, instituto) resulta clave familiarizarse con el sistema de evaluación y las formas de comunicación escuela – padres.
Tomate el tiempo para conocer y explorar lo que la sociedad que te acoge considera esperado entre adolescentes. El resultado es más impredecible, podría ser desde una estrella exótica y admirada por sus nuevos compañeros hasta tener serias dificultades para hacer nuevos amigos. Sin embargo, es importante mantener clara la meta académica, pues podría diluirse en los logros o preocupaciones sociales de nuestro hijo.

 

9. El primer año de un proceso migratorio es importante mantener contacto frecuente con el centro educativo
No solo para monitorear logros escolares sino para escuchar acerca de la integración de nuestro hijo. Por otra parte la escuela se transforma en el lugar socializador de muchas madres o padres que inicialmente no tienen aun una rutina laboral establecida y a la vez es una excelente puerta de entrada a la sociedad que los recibe. Una vez pasado este primer año, la familia (por los procesos que han vivido sus otros miembros) suele entrar en un periodo de normalización en la cual su contacto con el centro educativo es igual al del resto de los padres.

10.Si se presentan situaciones que requieren atención especializada a nivel escolar no dudes en contactar al personal del colegio especializado en esta área.

Señales de alarma en el área escolar cuando migramos, que requieren atención especializada

  • Bajo rendimiento escolar
  •  Manifestaciones claras de no comprender el contenido porque no está escolarizado en el grado correspondiente a las competencias desarrolladas o por que no cuenta con la base apropiada para los nuevos aprendizajes.
  •  No desea ir al colegio
  •  Somatizaciones
  • No habla de su día a día
  • Pasan los meses y no logra socializar con ningún compañero
  •  Compara continuamente con su colegio anterior
  • Cualquier signo de acoso escolar

Si viviste esta experiencia en la infancia y aún la recuerdas como dolorosa o si sientes ansiedad ante la posibilidad de ser “la nueva” en cualquier espacio (un nuevo trabajo, un nuevo vecindario, conocer nuevos amigos…) quizás quieras profundizar sobre tu necesidad de pertenencia y el miedo a la exclusión en el taller online “De patito feo a cisne” que empieza el 15 de febrero.

Maternidad

Cómo llegar al trabajo de parto

En primer lugar, hay que aclarar cuando estamos en el período previo al parto (fase prodrómica), pues nuestro cuerpo se prepara poco a poco para el nacimiento. Este período puede durar días u horas.

Es usual que la mujer sienta punzadas esporádicas, calambres en las caderas a partir de la semana 37 de gestación aproximadamente, o que sienta que la barriga se pone tensa, dura, lo cual es indicio de que está teniendo una contracción. La frecuencia de aparición de las punzadas dolorosas y las contracciones va aumentando en la medida que pasan los días, es la forma en que se reduce el trayecto por el que pasa el bebé, y es la forma en que se abre también (borramiento y maduración del cérvix). Este proceso se puede ver acompañado por aumento del flujo vaginal, la expulsión del tapón mucoso, que puede ocurrir desde 3 semanas antes del parto, hasta el mismo día en que ocurre el parto.

Es fundamental esperar con paciencia a que se den estos cambios y se llegue al trabajo de parto, caminar, rebotar en la pelota, bailar, un masaje, todo aquello que contribuya a la consciencia corporal, porque lo más importante es escuchar lo que tu cuerpo pide.

Si hay mucha ansiedad del obstetra/tocólogo, la partera/matrona, ansiedad que puede estar fundamentada o no en motivos reales. Si dicha ansiedad es comunicada a la madre, y si la madre se siente en situación de indefensión o es muy ansiosa, puede tener fantasías catastróficas sobre el parto, y por tanto la tan necesitada hormona oxitocina (hormona del amor), se verá interferida por las hormonas del estrés, como consecuencia se podría ver alterado el proceso fisiológico de preparación para el trabajo de parto.

También puede haber factores biológicos que impidan que una mujer llegue al trabajo de parto: la cabeza del bebé puede que no esté colocada de tal manera que facilite la dilatación, el cordón umbilical puede que sea muy corto, puede ser que la proporción entre las caderas de la madre y el tamaño del bebé no faciliten el proceso, entre otros factores que no voy a seguir describiendo porque cada caso es único y para eso está el equipo profesional, para evaluar y hacer las intervenciones que favorezcan que fluya el proceso del nacimiento, sea parto o cesárea

Quiero que tengan información para no sentirse perdidas, empequeñecidas y por tanto que vayan a tomar decisiones sin contar con la información que les permita ser protagonistas, siempre en diálogo con su obstetra/tocólogo o matrona/partera, roles que varían según el sistema de salud del país que ustedes viven.

¿Cómo saber que ya estoy en trabajo de parto?

Porque las contracciones ya no son esporádicas, porque lo que comenzó como un dolor de vientre similar a la menstruación es cada vez más intenso. Estamos en trabajo de parto franco cuando técnicamente hay 3 contracciones uterinas en 10 minutos aprox. En la próxima entrega voy a abordar el tema del manejo del dolor en el trabajo de parto.

Familia

Frozen: los secretos familiares y sus consecuencias

“Lo que hay en ti no dejes ver, buena chica tu siempre debes ser. No has de abrir tu corazón”

 

Esta era la orden de sus padres que Elsa cumplió fielmente: guardar en secreto sus temibles poderes para proteger a su hermana y a su familia. Lo hizo, hasta que necesitó convertirse en una adulta libre.
El que no ha visto Frozen, que lance la primera piedra. Este musical de Disney con una banda sonora maravillosa nos trae un tema rudo entre líneas: los secretos familiares. El caso de la familia real de Arendelle nos ilustra el manejo de uno de estos secretos familiares y sus consecuencias en la siguientes generaciones.

Pasa hasta en las mejores familias, y la de Elsa no iba a ser menos. En todas las familias se esconden cosas, secretos avergonzantes, especialmente cuando entrañan lo «malo» y «anormal» de alguno de sus miembros, o la consumación de actos prohibidos, producto de la perversión.
Durante siglos, los niños que nacían con alguna deformación, si llegaban a sobrevivir, eran escondidos, mantenidos en secreto por la vergüenza que causaban a sus familias, llegando a convertirse en verdaderos extraños criados a la sombra sin saber por qué.

Esto fue lo que vivieron Elsa y Ana, cuando sus padres decidieron encerrar a su hija mayor para protegerse (ellos, el reino y a la tierna Ana) del poder incontrolable de esta Reina de las Nieves, que casi acaba con su hermana Ana en los primeros diez minutos de la película.

 

Secretos Familiares

Si bien Disney mata a los padres de las famosas princesas lo más rápido que puede en sus largometrajes, nos dio tiempo a ver que los Reyes de Arendelle se veían incapaces de integrar a Elsa a la sociedad y de ayudarla a conocer su poder. Deciden mantener el secreto familiar y dan la orden de un encierro totalmente injusto e incomprensible para las hermanas. Elsa cumplió este mandato, surgido del miedo y la ignorancia, con lealtad ciega. A partir de entonces la hermana mayor creció en la soledad, la frustración y el aislamiento.

 

¿Quién es el dueño del secreto?

Secretos Familiares
Las familias que guardan secretos inconfesables construyen lealtades invisibles con figuras de autoridad, tal y como Elsa lo hizo con sus padres. Al estos salir de viaje sólo dijeron «Confiamos en ti». Lo que confiaban no era que ella sería una buena hermana. En esta casa, ser buena chica es saber guardar secretos.

El rol que me llena de curiosidad en esta película es el de los trolls, claro, son como los psicólogos de la familia!
Cuando los padres de Elsa la llevan, muy niña a la «consulta», realizan dos «intervenciones terapéuticas»

 

 

Con respecto a Ana pensaron en sustituir sus recuerdos por fantasías agradables lo cual no es más que una manera de disociarla y contribuir al manejo inadecuado de la situación. (Vaya intervención!)
Pero cuando se dedican a Elsa, la intención es diferente: le muestran un poder que tiene el potencial de hacerse bello si sabe «controlarlo» y sentencian:
«El miedo será tu enemigo»
Y sus padres ¿qué hicieron?
Cultivaron el miedo.
Comenzaron ellos, por temerle a la víctima, a la propia Elsa.
Probaron tratamientos inadecuados porque todos pretendían cambiarla, no mirarla tal y como era ella. Y Elsa creció con miedo de si misma.

Buena chica siempre debes ser

El secreto familiar fue manejado por los padres de tal manera que ambas hijas tuvieron una herida particular. Como pasa en las familias que manejan de forma inadecuada sus secretos, los miembros de las siguientes generaciones pueden sufrir consecuencias dolorosas, cuyas heridas necesitan sanar para dar comienzo a una vida adulta.

 

Secretos familiares

Elsa fue prisionera de su propio poder, que no aprendió a usar. Sin acompañamiento, sólo aprendió a temer a si misma y de su capacidad destructiva. Creció incapaz de crear vínculos duraderos y estables. El único «tratamiento» que recibió fue un guante… en muchas webs que han analizado este polémico personaje interpretan este guante como símbolo de los psicofármacos: que eliminan puntualmente algunos síntomas, pero no solucionan el problema de fondo.
Ana, por su lado, creció engañada y al crecer fue la víctima fácil de un aprovechador profesional que sólo tuvo que cantarle un poco para convertirse en su «acto de amor verdadero». Viviendo en la mentira, ni siquiera pudo reconocerla cuando la tuvo delante.

Ambas hermanas constituyen una diada de la proyección de sus padres: Elsa representa el lado oscuro, maligno y avergonzante de la familia mientras Ana representa la ingenuidad y pureza.

 

Cuando una familia hace de los secretos familiares su patrón de relación, las consecuencias transgeneracionales son visibles y el funcionamiento de sus miembros se parece al de Elsa: evitan contacto profundo, se aíslan de quienes aprendió a desconfiar, viven con la frustración de haber cumplido con la orden implícita de guardar en secreto un hecho del que no son responsables.
Para el resto de los miembros de la familia «el secreto» forma parte tácita de la vida familiar. Terminan haciéndose cómplices silenciosos, beneficiados indirectamente por no cuestionar un equilibrio injusto. Elsa, la que no podía salir, no cuestionaba la orden aunque ansiara como nadie el contacto físico con su hermana. Ana, la solitaria, tampoco tumbo la puerta, ni pegó gritos para que sacaran a su hermana. Tras la muerte de sus padres mantuvieron el frágil equilibrio.

Mantener un secreto familiar, tiene una ganancia para la familia. El sufrimiento de sus miembros es el precio a pagar por mantenerse «unidos».

 

 

Tuvo que pasar una generación para resolver el entuerto, enfrentando el miedo. Sólo un acto de amor pudo devolverle a Elsa la confianza en si misma y en su capacidad de vincularse sanamente. No un acto de amor romántico sino un acto de amor solidario y fraternos entre los miembros de su familia de origen. Cuando pudo sanarse esa herida ambas lograron superar el escollo. Elsa logra el vínculo profundo con la única familia que tiene, su hermana y Ana pudo ver la verdad y distinguirla de la mentira.

Y nosotros, como padres, ¿qué hacemos con los «secretos familiares»?, ¿qué pasa cuando el hijo tiene condiciones especiales ?, ¿cómo manejamos hechos avergonzantes o culpablizantes?
De nuestra manera de manejarlo depende en gran medida la forma de vincularse nuestros hijos consigo mismo, con su verdad y la que los rodea.

¿Necesitamos ayuda para abordar temas tabú en nuestra familia?

Secretos familiares comunes

  • Homosexualidad de alguno de sus miembros
  • Adopción
  • Suicidio
  • Hijos fuera del matrimonio
  • Condiciones especiales (enfermedad mental, retardo mental, discapacidad)
  •  Abuso sexual
  •  Sucesiones y problemas relacionados con herencia, objetos y dinero
  • Procesos de desplazamiento y exilio
  • Abusos de poder
  • Hechos avergonzantes perpetrados por algún miembro de la familia (crimenes, incesto, robos…)

Como padres podemos vernos confrontados a revelar un secreto familiar que hemos mantenido guardado hasta ahora. También podría ocurrir que ante situaciones críticas recurramos al secreto, presionando a nuestros hijos a guardar información como medio de calmar la angustia que nos produce un hecho que no sabemos abordar de forma directa.
Los secretos ocasionan angustia cuando pueden ser descubierto y consecuencias en las generaciones siguientes. En este sentido es recomendable hacerte las siguientes preguntas:

 

  • ¿Vienes de una familia en la que el secreto familiar es la forma de garantizar la supervivencia de la misma?
  •  ¿Sientes que abordar «el tema» directamente con tu pareja es muy angustiante?
  • ¿Has recurrido a tus hijos como cómplices (directa o indirectamente) para guardar un secreto familiar?
  •  ¿Recurres a la mentira para dar explicaciones sobre temas que en tu familia tácitamente no se hablan?

En estos casos es posible que necesites ayuda profesional para abordar temas que en la familia necesitan ser elaborados. Es importante liberarte de la carga de un secreto familiar y reconsiderar las lealtades que te obligan a construir la relación sobre falsos cimientos.

 

Hablaremos de ello en el taller “De patito feo a cisne”, que comienza el 15 de febrero